Masturbación en la tercera edad: lícita y sana

Publicado el: 06 mar 2011 por Menopausia Feliz

Cuando son una pareja joven les molestan los hijos y las cuentas. Cuando ya cumplieron 50 años de vivir juntos son las enfermedades, de cualquier tipo. El sexo es para las personas mayores un tema que culturalmente los mantiene al margen, pero sanamente es algo que deben practicar.

La masturbación es una de las fórmulas factibles cuando uno de ellos padece cualquier tipo de enfermedad y el deseo sexual está débil. Es algo que plantea la terapia de sexualidad que realiza el doctor Juan López de Santa María, urólogo que además trabaja las disfunciones sexuales.

Masturbación en la tercera edad

Según el profesional la masturbación masculina y femenina son fenómenos normales y aceptables.

“Se usan como elementos terapéuticos, en los hombres por ejemplo para tratar la eyaculación rápida o prematura, con lo que se espera lograr que el hombre la controle”, explica.

En las mujeres, también es un recurso terapéutico que sirve para lograr el reencuentro con el placer, con la sexualidad femenina.

“Muchas mujeres comienzan a tener rechazo por su cuerpo por su autoestima y de paso por el placer, no se sienten deseables, desaparecen las fantasías sexuales y desaparece el deseo de tener actividad sexual penetrativa. Si uno recupera la actividad sexual con estimulación o mejorando las fantasías sexuales se puede revertir esta situación”, agrega.

-¿Por qué desaparecen las fantasías sexuales en la mujer?

-Porque se produce un bloqueo, porque hay problemas físicos y hormonales que hacen que esto suceda. Las mujeres consideran que cumplido su ciclo reproductivo, y siendo abuelas, entrando al estado de menopausia el sexo ya no tiene un espacio en su vida. Lo que tiene una explicación cultural además, porque es la gente de edad y los jóvenes también los que consideran que los adultos mayores no pueden tener actividad sexual. Incluso lo encuentran poco estético y feo, lo que me parece que es una aberración, porque la sexualidad sigue siendo importante en la vida de los seres humanos a través del tiempo, y las necesidades se mantienen y son lícitas y valorables.

-¿Qué sucede después de realizar la terapia?

-Luego de la terapia las parejas tienen distintas respuestas. Los hombres son mucho más activos. Ellos esperan mantener un ritmo y una frecuencia que dista mucho del deseo femenino. El hombre siempre encuentra que es poco, y la mujer que es demasiado. Es necesario llegar a un acuerdo de cuánto es suficiente para cada uno. Con la terapia pasa de todo, hay personas que se encuentran, y otras que no. Las mujeres quieren se acogidas y los hombres les interesa mucho más la parte penetrativa, el acto sexual mismo.

-¿Y por eso mismo la mujer mayor se masturba menos?

– Sí, es el hombre el que se masturba más como una manera de compensar lo que no reciben de su pareja. La actividad masturbatoria es completamente lícita, es sana, y está en el contexto de la sexualidad normal.

-Y cuando una de las personas enfrenta una enfermedad, ¿qué para con el sexo?

-Cualquier enfermedad y a cualquier edad repercute en el deseo sexual. Por ejemplo un cáncer que afecta la calidad de vida de la persona, influye en su deseo sexual y la respuesta en el sexo. Lo que ocurre también en edades con vida sexual activa. Las enfermedades que tienen que ver con la respuesta sexual en los adultos mayores claramente en la mujer sobre todo, están asociadas a la disminución del deseo sexual. Las alteraciones de la respuesta sexual se refiere a situaciones orgásmicas lo que redunda en un menor interés por el sexo.

Esta situación, explica el especialista, se ve con más frecuencia después de la menopausia por los cambios hormonales que tienen todas las mujeres.

En los hombres se agregan todas las patologías que tienen que ver con la respuesta erectiva, asociada a enfermedades crónicas como la dislipidemia, que es cuando disminuye la hormona que gobierna la respuesta sexual, la testosterona.

En el adulto mayor se provoca un hipogonadismo cuando disminuye la hormona, lo que repercute en dos ámbitos de la vida sexual: la respuesta erectiva y los trastornos del deseo.

Enfermedades graves

“Cuando hay un cáncer de por medio lo que ocurre es que desaparece la actividad sexual en la pareja”, sentencia el doctor López de Santa María. En ese caso se mantiene otro tipo de contacto que no es el netamente sexual puro que se relaciona con el coito, sino que si han sido buenos compañeros, y han estado toda una vida juntos, prevalece el compromiso por el cual se unieron, el de cuidarse y el de quererse, y sencillamente lo más probable es que no haya sexo, y que el otro lo asuma como una cosa natural y como una consecuencia esperable.

“La otra opción es buscarse una nueva pareja y es algo que hombres y mujeres hacen”, señala el urólogo.

Trastorno del deseo y la respuesta sexual

Con esa situación las parejas encuentran ayuda en las terapias. Se hace una sustitución hormonal, o se reencanta a las parejas con la actividad sexual que tenían anteriormente. Si el desencuentro es muy importante, influye el problema orgánico pero también hay una situación afectiva que tratar.

La falta de lubricación en la mujer adulta, conocida clínicamente como dispareunia, y la pérdida del deseo sexual, se soluciona con un gel para recuperar la lubricación. Mientras que en los hombres se trata con un fármaco que haga volver la respuesta erectiva.

Para mejorar el deseo sexual femenino no hay fármacos que hayan sido clínicamente probados. “Lo que uno hace en la terapia es conciliar los intereses de uno u otro miembro de la pareja, para lograr el encantamiento, aunque no todas están decididas a reencontrarse con el sexo”, afirma el especialista. Sin embargo, por el compromiso que tienen por el hecho de llevar tanto tiempo juntos, muchas mujeres acceden a tener sexo sin ningún problema.

-¿Cuál es la importancia del sexo en la pareja adulto mayor?

-Si no existe una limitación física, el sexo debiera ocupar un espacio importante en la vida del adulto mayor. Están mucho más libres, no tienen compromisos no hay riesgo de embarazo, ya no están los hijos. Son elementos a favor que tienen para tener una sexualidad activa, mucho más que cuando tenían que preocuparse de los hijos.

Algo que reafirma el doctor Fernando Marchant, urólogo del hospital clínico de la Universidad de Chile. Para el especialista la existencia de sexualidad en adultos mayores es más evidente y clara de lo que la población en general cree, de hecho, las parejas después que se alejan los hijos de la casa y comienzan a experimentar el clásico ” nido vacío” presentan un acercamiento y dependencia el uno del otro muy importante.

De acuerdo a lo que indica el doctor Marchant, en esta etapa la sexualidad no solo es el coito propiamente tal , sino que en un sentido mucho más amplio, “se trata del placer del contacto corporal global y la comunicación, así como la seguridad emocional que da el sentirse querido. Entendido de esta manera , si no hay coito , tal vez no sea tan importante como los abrazos y caricias que se entregan.

-¿Qué puede hacer la pareja para contrarrestar esa situación?

-Se ha demostrado que la masturbación es bastante común entre los ancianos (levemente menor que en los jóvenes). En algunos trabajos recientes se demostró que la masturbación es la actividad sexual más frecuente en los varones mayores de 80 años. El 40-50% de las mujeres independientes mayores de 60 años practican esta actividad, y hasta un 8% de ellas se masturban con una frecuencia semanal. La prevalencia de la masturbación se explica, en muchos casos, por la existencia de una pareja incapacitada y por la frecuencia de viudez en edades avanzadas. Esto, unido al rechazo social que existe hacia el establecimiento de una nueva pareja, serían factores que propiciarían la satisfacción sexual mediante la masturbación. La auto-estimulación puede ser de gran importancia en la vejez, ya que permite liberar tensión sexual tanto en el hombre como en la mujer, con o sin pareja. Además, dado que la actividad sexual favorece la producción de testosterona, la masturbación puede ayudar a mantener el apetito sexual.

-¿Qué pasa con la parte afectiva que se distancia de la sexual en este caso?

-A diferencia de los jóvenes, existe una suerte de aceptación del fenómeno propio de la vejez, y por esto mismo no afecta de forma tan dramática como pudiera ser en una pareja muy joven. La vida afectiva se ve fortalecida en muchas ocasiones básicamente porque la pareja solo se tienen a si mismos.

 

Fuente: Nacion.cl

Categoría(s): Internacional
Etiquetas: , ,

4 Comments to “Masturbación en la tercera edad: lícita y sana”

  1. Paquita f. dice:

    Hola María,
    Yo tengo el mismo problema y la disfruto desde hace años. Tranquila, no creo que pueda pasarte nada!

  2. Maria Barela dice:

    Hola; tengo 63 y desde hace 8 anos, mi esposo no me toca; he conocido el placer de la masturbacion que antes me negaba a hacerlo por cuestiones religiosas, y, hoy que lo hago, quiero hacerlo casi a diario, tengo un amigo que me escribe y parece que me insita a hacerlo. Mi pregunta es: es normal hacerlo a diario? mi temor es porque padezco de presion alta., gracias por su respuesta.

    • KLAUSS dice:

      HOLA MARÍA TENGO TU EDAD, ME MASTURBO A DIARIO TRES VECES POR DÍA, SOY MUY ARDIENTE Y ESTA ACTIVIDAD ME DEJA TRANQUILO, PERO NO SATISFECHO, ANTE LA FALTA DE OPORTUNIDADES, ES UNA SALIDA, MEJORA MI CARACTER,NO PRESIONO A NADIR, ES PERSONAL, Y OBLIGA A MI CUERPO A PRODUCIR HORMONAS QUE ME DAN SALUD Y EVITAN ENVEJECIMIENTO PREMATURO ,POR ELLO DALE DURO Y SIGUE EN LO TUYO, SIN TEMOR, SOY DIRECTO EN MI LENGUAJE A ESTA EDAD VOY DE CARA LIMPIA A LA VIDA SALUDOS. SOY HIPERTENSO DESDE HACE 15 AÑOS Y ACA ESTOY SANOOOO

Leave a Reply

*

*